Hay algunos días que quedan grabados para siempre en nuestra memoria y en la de aquellos que nos acompañan.  Uno de esos días es el de nuestra boda. Por eso, el día de este evento tan especial y las semanas anteriores al mismo, nos esforzamos para que todo salga lo mejor posible, preparando todos los detalles que envuelven este acontecimiento con mucho mimo y dedicación.

Hay quienes se pasan meses ideándolo, cuidando cada uno de los pormenores para que todo salga perfecto.  Si aun estás dudando sobre el lugar en el que celebrar este evento, ¿has pensado en los todos atractivos que tienen las bodas que se llevan a cabo en bodegas? Porque no son pocos; desde el paisaje idílico, pasando por el increíble ambiente al aire libre o en una estancia cargada de historia, hasta la calidad del vino que se sirve en la ceremonia… A continuación, recopilamos una serie de trucos y consejos que te facilitarán que este día tan importante en la bodega salga tal y como lo tienes pensado.

 

1. Busca una bodega con historia

Contar con espacios que aúnan tradición y vanguardismo, jardines con historia, salones cargados de encanto, etc.  ¿Qué mejor opción que poder hacer eso el día de nuestra boda y encima en un entorno inigualable y en un lugar lleno de tradición? ¿No suena idílico? Pues este es uno de los encantos únicos que nos ofrece una bodega.

Entre paredes de piedra y construcciones medievales, embriagados por la belleza de las salas de barrica, perdidos entre jardines de ensueño… las posibilidades son infinitas. Así, podemos disfrutar de varios ambientes y pasar el rato al aire libre o a cubierto y estar preparados para cualquier situación meteorológica. El único requisito es que sean bodegas con la posibilidad de contar con distintos espacios para celebrar bodas.

2. ¿Ofrece alojamiento?

¿Qué pasa con los invitados cuándo la boda termine? Muchas fincas y bodegas están situadas en pueblos a varios kilómetros de la ciudad en la que se hospedan la mayoría de los allegados. Por eso, si te decides  por un enclave más alejado de la urbe, es necesario contar con un servicio de transporte que se encargue de los desplazamientos de tus invitados.

En cambio, si optas por celebrar tu boda en una bodega que disponga de alojamiento para tus invitados, o si la bodega se encuentra en el casco histórico de una ciudad, te ahorrarás todos estos costes extra. Además, se trata de una opción bastante más cómoda, tanto para las personas con niños pequeños como para las más mayores, ya que tendrán la posibilidad de descansar y retirarse cuando quieran.

bodegas para bodas3. No solo para los amantes del vino

Celebrar tu boda en una bodega es una buena opción tanto para pequeños como para mayores. Los niños tienen mucho espacio donde jugar y correr de manera segura y los mayores un entorno que les hará pasar un buen rato y deleitarse con todo lo que les rodea.

4. Asegúrate de que el fotógrafo conoce el sitio

Es importante que el fotógrafo realice una visita previa a la bodega antes del día de la boda. De esta manera, podrá hacer una escaleta o planificación de las fotografías que tomará en cada uno de los espacios, y todo estará programado para que no se le escapen las mejores instantáneas de este día.

En caso de que no conozca el lugar y no pueda visitarlo con antelación, puedes enviarle algunas fotos de las diferentes estancias de la bodega o pedirle a la wedding planner que lo haga por ti.

Por ello, otra ventaja para los novios de celebrar bodas en bodegas es la posibilidad de tenerlo todo en un mismo sitio. Y es que allí mismo se pueden hacer todas las fotos de boda, sin el jaleo de tener que ir otro día para completar la sesión o desplazarse hasta algún lugar más alejado.

5. Una celebración con la mejor bebida

En este tipo de eventos siempre surge otra duda: qué menú elegir para que todo el mundo quede contento y con qué bebidas acompañarlo. En una bodega esa duda queda resuelta y no tienes que preocuparte, porque los vinos que ofrecen serán de mucha calidad y estarán riquísimos seguro, además de ser variados. Incluso se puede realizar alguna cata o algún tipo de juego con ellos y tendrás a los expertos allí mismo para explicarte con todo lujo de detalles las características de cada una de las bebidas.

Así, hasta los invitados pueden aprender a la vez que disfrutan.

boda bodega sillas

6. Actividades extra

Con la vista ya focalizada en todo lo que tienes que saber a la hora de seleccionar bodegas para bodas, el siguiente paso es elegir aquella en la que celebrarás este día. Las Bodegas Franco-Españolas son una gran opción. Nos erigimos en unos 59.000 metros cuadrados, a cinco minutos del centro de Logroño, donde clasicismo y sofisticación convergen con mucho encanto, tanto en el espacio de jardín como en nuestras construcciones, cuyos muros de piedra se alzaron en el s. XIX, aunque disponemos también de zonas renovadas.

Aquí se respira el mejor aroma y la historia del vino. Pero además de ofrecer unos vinos excepcionales, no nos olvidamos de la parte gastronómica, que corre a cargo del chef Ramón Piñeiro, con una larga experiencia en grandes celebraciones.

Y para que la boda sea de lo más entretenida y no quede ni un cabo sin atar, Bodegas Franco-Españolas ponemos a disposición de los novios diversas actividades, como músicos y bailarines, grupos teatrales, animadores infantiles, coches clásicos, decoradores, y  hasta wedding planner. Para que la celebración quede completamente personalizada y hecha a tu medida, siguiendo exactamente tus gustos.

 

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas

Somos la única Bodega situada en el casco histórico de Logroño, una Bodega con 125 años de historia y anécdotas que no te puedes perder. ¿Vienes a visitarnos?

Deja una respuesta

He leído y acepto la política de privacidad